La bolsa de papel

Las bolsas de papel son recipientes formados por papel premoldeados, doblados y posteriormente cosidos o pegados para tener consistencia de recipiente. Generalmente tienen una abertura en uno de sus lados y asas para transportarlas fácilmente. Si no tienen asas y su finalidad es cerrarse para almacenamientos y transporte se conocen como sacos de papel.

Algunas están formadas por una sola capa de papel, como por ejemplo el caso de las bolsas para guardar pan. Otras tienen varias capas, es el caso de los sacos de cemento.

Bolsas de una capa

Las bolsas para la compra, bolsas para el pan y otras bolsas ligeras tienen una única capa de papel. Con frecuencia llevan impreso el nombre de la tienda.

Las bolsas de papel no son resistentes al agua. Se pueden encontrar principalmente de dos tipos, o bien laminadas o bien acabado de papel. Las laminadas tienen cierta resistencia a la humedad, son usadas por ejemplo para guardar churros o patatas fritas. Las de acabado de papel son típicas de las tiendas de ropa.

Bolsas de varias capas

Las bolsas multi-capa son generalmente bolsas de transporte para materiales pesados como fertilizantes, comida de animales, harina, cemento, etc... Están compuestas de varias capas, estando la más exterior impresa con su contenido e instrucciones para su transporte y apilación.

A veces se pueden encontrar capas de plástico entre dos de papel para hacerlas impermeables. En este  caso no estaríamos hablamos de bolsas de papel puras, y no deben destinarse a reciclar.

Impacto en el medio ambiente


Las bolsas de papel tienen una principal ventaja frente a las de otros materiales como el plástico, y es que son biodegradabes por estar hechas de fibras que provienen de un producto natural como la madera o el algodón. 

Otro factor importante a tener en cuenta es que para su producción se plantan arboles nuevos con la finalidad de producir fibra. Los arboles en crecimiento son los mejores fijadores del dióxido de carbono presente en la atmósfera. Esto es debido a que para alcanzar su tamaño adulto lo convierten mediante fotosíntesis en la materia orgánica que conformará su tronco.

Reutilizado

Dependiendo de su acabado las bolsas de papel, especialmente las que no se usan para alimentos, se pueden reutilizar muchas veces antes de quedar inservibles.

No hay que confundir el reutilizado con el reciclado, el cual implica procesar las fibras de la bolsa para usarlas como material para  fabricar nuevos productos.

Reciclado

Muchas bolsas de papel están preparadas para ser recicladas directamente,  aun así hay que tener en cuenta que pueden contener restos de aceite, en ese caso no deberán ser destinadas a reciclaje.

Por otro lado también hay que cerciorarse de que no tienen otros materiales como plástico o anillos de metal, pues puede dificultar mucho el proceso de reciclado.


Comparta este artículo en